ÚLTIMA HORA
En breve ampliamos
Julio
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31
CET

Los Superturismos: el principio del fin del CET (1995)

Repasamos el segundo año de los Superturismos, que fue un boom a nivel promocional, organizativo y deportivo

21/06/2020 | Bernabé Ramírez | Fotos: Jas Info Service/Autores desconocidos/Luis Villamil/ Vídeo: Anubispilot | Leído: 559

Si 1994 había supuesto un pelotazo para el campeonato, 1995 no se quedó corto y fue un año revolucionario en muchos aspectos. En primer lugar, a nivel organizativo Dorna abandonó el formato de salida lanzada y regreso a las salidas con semáforo; aumentó a dos carreras el domingo e introdujo la superpole a vuelta lanzada para los seis más rápidos de la clasificación.

En segundo lugar se eliminó la categoría de turismos (que, como hemos explicado, usaba los coches hasta 1993), por lo que un equipo privado podía plantar cara a los oficiales. Además, para incentivar a estos equipos, se repartieron un millón de pesetas por carrera (medio millón para el ganador, 300.000 para el segundo y 200.000 para el tercero) además de los premios a final de temporada (cinco millones al ganador, tres para el subcampeón y uno para el tercero).

El calendario estaría compuesto por diez citas en Jerez, Jarama, Catalunya, Estoril, Albacete y Calafat, ¿Y el circuito de Guadalope? Los fines de semana de Alcañiz ponían año y año también en jaque a las mecánicas y carrocerías de los equipos. La llegada de la normativa Clase II hizo que los coches fueran más rápidos por lo que la peligrosidad aumentó (a diferencia de Montercarlo o Pau, Alcañiz era un circuito urbano muy rápido). Como resultado, los equipos pidieron a la FEA no acudir al “Mónaco español” y así se hizo. También permitieron que los equipos pudieran tocar la carrocería y aumentaron también la anchura de las aletas delanteras. Esto fue un alivio para los equipos ya que durante 1994 las ruedas llegaban a rozar la aleta al girar en las curvas, especialmente si eran muy pronunciadas, y los coches podían tener problemas de maniobrabilidad.

Las marcas oficiales se mantuvieron en cuatro, aunque aumentaron su inversión e implicación en el campeonato gracias a la creación de un fondo común de 100 millones de pesetas y a que sus concesionarios regalaban entradas a los aficionados. En lo deportivo, hubo cambios en las alineaciones de pilotos. Alfa Romeo repitió caballo ganador con Adrián Campos y Luis Villamil y aumentó su apuesta con un tercer 155 TS para Giorgio Francia (que había competido en el Campeonato alemán de Turismos). También Nissan se reforzó con un segundo Primera GTE para Eric van de Poele (expiloto de F1 y piloto de confianza de los nipones).

Por su parte, Opel España, que perdió el apoyo de Banco Central Hispano, reemplazó a Antonio Albacete y Josep Arqué por Alex Caffi (también expiloto de F1) y un prometedor Jordi Gené que cuajó buenas temporadas en la F3 International. Además, la marca encargó a Roy Mallock dos nuevos Vectra GT y trabajó durante el invierno en nuevas evoluciones aerodinámicas y en las ruedas. Respecto a Ford, la filial española reiteró su confianza en Carlos Palau y Jesús Pareja en sus Mondeo (que a diferencia del año anterior contaban con cinco puertas en vez de cuatro), aunque el proyecto fue semioficial y duró hasta mitad de temporada por la falta de competitividad de los Mondeo.

NISSAN_1995

En relación a los equipos privados, Teo Martín Motorsport fue la punta de lanza y presentó un 318iS con varias evoluciones aerodinámicas y de motor desarrolladas por BMW Motorsport para Antonio Albacete, ¿Y el 318iS de Ferté?  Teo Martín lo vendió a Jesús Díez Villarroel, que aterrizó procedente de la Porsche 968 CS española. Otro piloto que se hizo con un 318iS fue Alex Villanueva, que sacó adelante un programa de dos rondas gracias al apoyo de Pedro Paz.

Ese año saltó a los circuitos un prometedor Joan Vinyes que venía de cuajar buenas temporadas en el Campeonato de Europa de Montaña. Por mediación de Juan Fernández, el andorrano adquirió un Nissan Primera oficial de la pasada temporada. Como curiosidad, escogió el número 13 y colocó en una de las barras protectoras un pollo de goma. El campeón y el subcampeón de la clase turismos de 1993 también se animaros con los Clase II. Así, Rafael Barrios y Ricardo García Galiano compitieron en las tres primeras rondas con dos SEAT Toledo GT preparados por Meycom.

Para finalizar, el joven David Bosch estuvo en la primera ronda con un Opel Vectra de 1994 adaptado a 1995. El plan del campeón de la Formula Renault española en 1993 era correr todo el campeonato pero fue víctima de un timo y solo corrió en Jerez.

En resumen, el campeonato se había europeizado en el formato de carreras, las marcas y privados invertían, la FEA no ponía palos a la rueda y Dorna llevaba la batuta promocional y organizativa del campeonato a la perfección, por lo que el campeonato se había consolidado no solo en España, sino en Europa.

Calendario: De Jerez a Jarama pasando por Estoril

La temporada arrancó en Jerez el 1 de abril tras un test colectivo en El Jarama. La primera pole de la temporada estuvo cara y un total de ocho pilotos acabaron en el mismo segundo. Finalmente van de Poele se llevó el gato al agua por delante de Gené, Caffi y Francia. La tercera línea de parrilla la conformaron Pérez-Sala y Albacete y la cuarta los Alfa Romeo de Campos y Villamil.

En la salida, un agresivo Gené casi tomó la punta, pero van de Poele mantuvo a raya al joven catalán. Tras el dúo de cabeza se colocó un Albacete que estaba en estado de gracia tras ganar tres posiciones en las primeras curvas. El madrileño estaba inspirado y en la actual curva Lorenzo de la tercera vuelta rebasó a Gené y apenas una vuelta más tarde hizo lo propio con van de Poele.

A partir de ese momento Albacete tiró y ganó la primera carrera de la temporada. Tras el de Teo Martín finalizó Gené, que adelantó a van de Poele en una maniobra un poco agresiva. La cuarta plaza fue para Villamil, seguido muy de cerca por Caffi, Campos y Pérez-Sala.

La parrilla para la segunda carrera fue con los resultados de la primera, por lo que Albacete partió desde la pole, aunque con 20 Kilogramos de lastre. Esto quizás le costó la posición con van de Poele, que salió como un tiro y comenzó a escaparse del madrileño y Villamil, que había dado cuenta de Gené. Pero Albacete no se vino abajo y presionó al belga varias vueltas hasta que una frenada lo tocó, el de Nissan perdió el control de su coche y acabó en la gravilla. Así, Albacete abrió la lata de la temporada 1995 con doble triunfo, seguido esta vez por Villamil y Campos.

El campeonato viajó dos semanas después a El Jarama con la novedad de Iñaki Goiburu (campeón de Europa de montaña en la Categoría I en 1991, piloto del CET años atrás y esa temporada compitió también en la Supercopa ZX 16v) en la parrilla al volante del Alfa Romeo 155 TS con el que Campos se proclamó campeón y que ahora estaba en manos de Ruíz-Thiery. Luigi Mazzali (procedente de la Fórmula Renault española) reemplazó a Villanueva.

En pista, van de Poele se llevó la superpole y mantuvo el liderato hasta la tercera vuelta, cuando Francia (que era segundo tras adelantar a Gené) lo superó en Nuvolari. A partir de ese momento el italiano dominó la carrera. Por el contrario, el valonés tenía que bregar con la presión de Albacete y Gené… hasta que en la última vuelta el barcelonés tocó al madrileño y éste trompeó, siendo posteriormente descalificado. Por su parte, el catalán perdió posición ante Villamil y Pérez-Sala y cruzó la meta 5º, aunque recibió medio minuto de penalización por el incidente que lo bajó hasta 12º plaza.

En la segunda carrera, Villamil rozó la perfección desde el inicio. Adelantó a Francia antes de llegar a Nuvolari y acto seguido rebasó a van de Poele en la siguiente curva. El belga salió algo lento de la curva y eso le costó la posición con Francia, Campos y Goiburu.

La carne en el asador la puso Albacete, que a pesar de salir último estaba deleitando a la grada con sus adelantamientos. El de Teo Martín Motorsport aprovechó un toque entre Goiburu y Caffi en Nuvolari para superar al italiano de Opel y en la rampa de Pegaso protagonizó un precioso adelantamiento al guipuzcoano. El próximo objetivo fue Campos, al que alcanzó y superó en el último giro. La victoria fue para Villamil por delante de Francia, pero el hombre del día fue sin duda Albacete. Campos cruzó la meta cuarto por delante de Caffi, Goiburu y Gené.

antonio_albacete_teo_martin

La siguiente ronda fue el Circuit de Catalunya se sumó a la parrilla un joven Miguel Ángel de Castro (campeón de la Porsche 968 CS en 1994) al volante de un 155 TS de Elide Racing. De los habituales, Pérez-Sala estrenó una nueva versión del Nissan Primera 4x4, pero ni siquiera pudo tomar la salida en las dos carreras por problemas.

La clasificación tuvo esta vez como protagonistas a los Nissan. Van de Poele y Pérez-Sala coparon la primera línea pero dirección de carrera consideró que sus parachoques eran ilegales, por lo que anuló sus mejores tiempos. Así, Caffi se llevó la pole por delante de su compañero Gené, van de Poele y Villamil.

Desde que se apagó el semáforo, Caffi tomó distancia con Gené, que tuvo que bregar con un van de Poele muy combativo y los Alfa Romeo. Esto dio alas a un Caffi que volaba y se aseguró su primer triunfo en el campeonato. Van de Poele se hizo con la segunda posición tras adelantar a Gené en el tercer giro. Campos terminó cuarto, seguido por Albacete, Francia y Vinyes (que logró sus primeros puntos). Por su parte, Villamil cruzó la meta último tras salirse de pista a mitad de carrera en la última curva por un problema en la rueda delantera izquierda.

En la segunda manga van de Poele tomó la cabeza desde el inicio, por delante de Gené y un Caffi que arrancó bastante mal. Lçça salida nos dejó también los únicos incidentes. Villamil trompeó en las primeras curvas, mientras que Campos tocó a su compañero Francia en una de las chicanes. El incidente se saldó con el abandono de transalpino y una salida de pista del valenciano.

Por lo demás la carrera no tuvo más historia. Van de Poele ganó y dio a Nissan su primer triunfo en el Campeonato de España de Superturismos (cuarta marca distinta que ganaba en estas primeras seis carreras) con Gené y Caffi conformando el podio. Albacete firmaba la cuarta plaza tras adelantar a Díez-Villarroel, mientras que Vinyes aguantó el tipo ante Villamil y Campos. García-Galiano y Barrios completaron las diez primeras posiciones en el que sería el adiós del dúo de Meycom por falta de presupuesto.

De hecho en la cuarta ronda en Estoril, primera cita del nacional de turismos fuera de las fronteras españolas, solo se presentaron 13 coches. A la ausencia de García-Galiano y Barrios se les unieron Albacete, que fue excluido por embestir a Gené tras la primera carrera en El Jarama, y Goiburu, quien optó por reparar el 155 TS tras un aparatoso accidente en Montmeló.

Francia se adjudicó la pole por delante de Caffi, Pérez-Sala y Campos. La salida jugó un papel clave en el desarrollo de la carrera. Caffi y Campos aceleraron antes de que el semáforo se pusiera en verde y se colocaron primeros por delante de Pérez-Sala, Vinyes, Gené, Francia y Villamil. No obstante el catalán de Nissan tocaba a Campos en la segunda vuelta y trompeaba, mientras que el andorrano era superado por Gené y los Alfa Romeo en la segunda vuelta. Una vuelta más tarde, Caffi y Campos fueron sancionados con un stop and go.

Este batiburrillo de sanciones y accidentes dejó en cabeza a Gené, pero solo pudo disfrutar del liderato una vuelta. En el cuarto giro Francia aprovechó que el barcelonés se salió de la trazada en una de las curvas para superarlo, mientras que Villamil aprovechó el rebufo para adelantarlo en la recta principal. De esta forma, Alfa Romeo firmó su segundo doblete de la temporada, con Gené en tercera posición tras lidiar con van de Poele en las últimas vueltas. Vinyes logró su mejor resultado de la temporada al acabar quinto por delante de Díez-Villarroel, Palau y Pérez-Sala.

En la  segunda carrera Francia era incapaz de defender su pole y caía hasta la quinta posición. El nuevo líder era Villamil, seguido por van de Poele, Gené y Vinyes, mientras que Díez-Villarroel (que se había colocado cuarto) se fue directo al muro en la primera vuelta por problemas de tracción. Por lo demás, Villamil firmó su segundo triunfo de la temporada y recuperó la cabeza del campeonato con 96 puntos. El podio lo cerraron van de Poele y Gené, con Campos en cuarta posición. Vinyes firmó un gran quinto puesto por delante de Pérez-Sala, que rebasó a los Ford de Palau y Pareja en los últimos giros.

Villamil celebró el liderato con una versión 95 del 155 TS para Albacete, ya que hasta la fecha corrió con una versión del 94 actualizada. Ahí volvieron los Goiburu y Albacete, dejando una parrilla de quince coches y que sería uno de los más apretados de la temporada. La superpole estuvo cara y Gené, seguido por Pérez-Sala, Villamil, Francia y Campos. Todos ellos en la misma décima.

En carrera Pérez-Sala tomó la delantera y comenzó a abrir un hueco sobre Gené y Villamil. A pesar del calor, el barcelonés supo gestionar los neumáticos y firmó su primer triunfo desde 1993. Gené y Caffi acompañaron al de Nissan, con Francia y Campos en el Top 5. Van de Poele y Albacete abandonaron tras un toque con Francia y Campos respectivamente.

En la salida de la segunda carrera Pérez-Sala salió algo lento y eso le costó varias posiciones. El mando de la carrera pasaba ahora a Gené, que abrió un hueco sobre su compañero Caffi, que tapaba cualquier hueco ante las embestidas de los Alfa Romeo. Sin embargo el italiano fallaba en una de las curvas rápidas del circuito y se iba largo, lo que abrió la puerta al tridente italiano pero no pudieron alcanzar al joven catalán, que se hizo con su único triunfo de la temporada. Villamil acabó segundo después de adelantar a sus compañeros de marca en lo que pareció un signo evidente de órdenes de equipo. Francia y Campos fueron tercero y cuarto.


El campeonato se tomó un descanso de dos meses para volver a la acción el 9 de septiembre en Calafat con solo 11 superturismos (Ford se retiró del campeonato por falta de competitividad de los Mondeo V6; Díez-Villarroel y Mazzali lo hicieron por falta de presupuesto). En el circuito tarraconense Nissan dominó gracias a Pérez-Sala, que se hizo además con el récord de pista. Pero lo más destacado pasó en la sala de dirección de carreras, ya que los comisarios descalificaron a los tres Alfa Romeo por exceso de decibelios en sus motores.

En la primera carrera, van de Poele (que partió tercero) salió como un tiro y se colocó primero, con Gené, Albacete y Pérez-Sala. Sin embargo, el poleman retomó la segunda posición al final del primero giro. A partir de ese momento el catalán se mantuvo a la estela de su compañero y ambos dieron a Nissan el único doblete de la temporada. Gené se anotó otro tercer puesto, mientras que Albacete amarró un cuarto tras superar a Vinyes.

En la segunda manga van de Poele mantuvo la primera posición en los primeros giros, mientras que Pérez-Sala tenía que lidiar con Albacete. El de Nissan apretó y tras deshacerse del madrileño de Teo Martín superó a van de Poele para anotarse su última victoria en el CET. Por su parte, el belga perdió la posición primero ante Albacete (que regresaba al podio casi cinco meses después) y después ante Gené, conformándose así con la cuarta plaza, seguido por Villamil, Vinyes, Francia y Campos. De Castro terminó su aventura en el CET con un noveno puesto. La ronda en Calafat supuso un nuevo cambio de líder. Aprovechando el agrio fin de semana de Villamil, Gené se aupó a lo más alto de la tabla con 135 puntos, con van de Poele a seis puntos y el naviego a siete.

El joven catalán dio un aviso en Albacete de por qué era el líder firmando la pole por delante de Campos y van de Poele. No obstante, el vigente campeón pareció despertar de su letargo y se colocó primero en la salida. Gené optó por conservar la segunda plaza y mantener a raya al liejense. La cuarta plaza fue para Caffi, que adelantó a Pérez-Sala en la salida. Villamil y Francia terminaron sexto y séptimo por delante de un Albacete que partió noveno, llegó a estar quinto pero en la última vuelta se salió al tratar de rebasar a Caffi y cruzó la meta octavo.

En la segunda carrera Campos mantuvo la primera posición desde que se apagó el semáforo. El de Alzira estuvo intratable y dominó de cabo a rabo. Lo más interesante estuvo detrás del valenciano. Gené y Albacete estuvieron toda la carrera peleando por la segunda plaza y finalmente el de Teo Martín se llevó el gato al agua. La cuarta posición también estuvo en un pañuelo, ya que Caffi aguantó a Francia, Villamil y Pérez-Sala. Gianni Giudici, piloto de Alfa Romeo en el DTM, selló su única experiencia en el certamen con un 11º y un 9º puesto.

El campeonato entraba así en su último tercio de temporada con Gené líder (162 puntos) y margen de veinte puntos sobre van de Poele que tenía que gestionar. Tampoco había que descartar a Villamil, que tenía 142 puntos mientras que Campos y Albacete se reenganchaban poco a poco en la lucha por la corona.

Con el campeonato cada vez más al rojo vivo Opel y Alfa Romeo recurrieron al escocés Anthony Reid (piloto de Opel Japón) y Giampiero Simoni (piloto de Alfa Romeo en el BTCC) para las citas de Jerez y en el Circuit de Catalunya. Pero a diferencia del año pasado estaba vez fueron los españoles los que sacaron pecho ante los invitados. Pérez-Sala se hizo con la pole en el trazado gaditano. Sin embargo, una mala salida sentenció su carrera y al final de la primera vuelta era décimo. El líder era Villamil, que partió segundo, que desde ese momento dominó la primera manga y certificó así su tercer triunfo del año. Caffi se llevó el segundo puesto después de una dura lucha con Albacete, de nuevo el hombre del día tras clasificar séptimo, y van de Poele. Gené acabó cuarto y por primera vez en diez carreras quedó fuera del podio.

cet_jerez_1995

La segunda carrera estuvo marcada por el ímpetu de Caffi. El lombardo cometió el mismo error que en Estoril pero esta vez fue descalificado. El que sí aceleró a tiempo fue Albacete, que se deshizo de Villamil. El madrileño mantuvo a raya a los Alfa Romeo de Villamil y Simoni, que cerraron el podio. La cuarta plaza fue para van de Poele, que gracias a que Simoni no bloqueaba puntos obtuvo los 15 puntos del tercer puesto. De esta manera, Gené fue cuarto, con Pérez-Sala, Campos y Vinyes redondeando el Top7. El campeonato salió de Jerez con cinco pilotos en 47 puntos. Gené se mantenía líder con 180 puntos, aunque con Villamil a cinco puntos, van de Poele a 16 y Albacete a 25.

La siguiente ronda fue en el Circuit de Catalunya-Barcelona, para la que se sumaron Xavi Riera con un 318iS con el respaldo de Mobil1 y el italiano Ivan Capelli (expiloto de F1 y piloto de la marca desde 1993) con un tercer Nissan Primera GT. En la clasificación van de Poele se llevó el gato al agua, mientras que Gené era cuarto y Villamil séptimo. El que único que no pudo tomar la salida fue Pérez-Sala, que se lesionó una mano en fuerte un accidente durante la clasificación.

En carrera el valonés perdió el liderato en la salida ante Campos pero el valenciano se salió en la última curva, devolviendo el mando de la carrera al de Nissan. Gené y Caffi superaron a Reid para adjudicarse el segundo y el tercer escalón del podio. Tras el dúo de Opel, Villamil amarró un valioso cuarto puesto por delante de Reid, Simoni y Capelli.

En la segunda carrera hubo de nuevo monólogo de van de Poele. Al belga no le pesaron los 20 kilogramos de más y mantuvo a raya a Gené para firmar su último triunfo. El de Sabadell se puso a rebufo del Nissan pero fue incapaz de superarlo, conformándose así con el segundo puesto. Reid se subió al podio pero los puntos del tercer puesto fueron para un Villamil que no se descolgaba de la lucha por el título. Los que sí perdieron toda opción al cetro fueron Albacete (octavo y abandono) y Campos (también abandonó en la segunda carrera y salió de Montmeló sin sumar puntos).

Así, el campeonato llegó al Jarama con la emoción a flor de piel. Gené era líder con 210 puntos, aunque con van de Poele a seis puntos y Villamil a trece. En el trazado de la capital los equipos se ausentaron Reid y Simoni, mientras que Capelli se mantuvo con el tercer Primera GT y Villanueva regresó al volante del 318iS de Pedro Paz. En esta última ronda debutó el italiano Felice Tedeschi con el 155 TS con el que corrió en el Campeonato de Italia de Superturismos.

Si la primera cita en El Jarama tuvo polémica por el toque entre Gené y Albacete, este segundo round no se quedó corto. Van de Poele se salió de pista en la clasificación y estrellaba su Primera contra el guardarail. Sin embargo el liejense fue llevado por sus mecánicos a boxes, lo que supuso su descalificación de las dos carreras y el adiós al título. Nissan optó por no apelar a los comisarios, asumiendo así los errores y dejando el título en un mano a mano entre Gené y Villamil. Pero ni el de Opel ni el piloto de Alfa Romeo estuvieron finos en una clasificación pasada por agua y el mejor fue el veterano asturiano con la cuarta plaza, mientras que el catalán era sexto.

En carrera Albacete dominó por delante de Francia y Capelli, mientras que Pérez-Sala arrebataba la cuarta plaza a Villamil. El asturiano quedaba expuesto a Caffi y Gené. El transalpino atacó primero, y estuvo cerca de rebasarlo, pero su ímpetu se saldó en un toque con el 155 TS en Le Mans y el expiloto de F1 se retiraba a boxes con su la suspensión del Vectra GT bastante dañada.

Con ese resultado, Gené era prácticamente campeón pero el joven piloto de Opel España optó por lanzarse a por el adelantamiento. La jugada no le salió nada bien y tras tocarse con Villamil rompió la suspensión delantera y se retiró. Para más inri, Francia dejaba pasar al naviego y se llevó los doce puntos del tercer puesto, Capelli no bloqueó puntos, y se colocaba a uno de Gené.

Así, llegábamos a la última carrera con el título en un pañuelo. Quien quedara por delante ganaba el campeonato. El que más difícil lo tenía era Gené, que 10º y tenía que acabar por delante de Villamil. El sabadellense remontó pero se encontró con un Campos que se hizo ancho en pista. Finalmente pudo adelantarlo pero lo hizo demasiado tarde. Esto significaba que Luis Villamil se proclamaba campeón de España de Turismos, ya que el cuarto puesto era más que suficiente para lograr su tercera corona nacional. Además, el asturiano reverdecía a Alfa Romeo con el último título al volante del 155 TS y dando a la marca italiana el único cetro ese año.


De esta forma concluyó el segundo año del CET con otro emocionante final de fiesta que deleitó a los aficionados. Sin embargo, como veremos en el próximo artículo de 1996, no todo era tan bonito y 1996 fue un terremoto en varios sentidos.


luis_villamil_cet_1995



Otras noticias


Toda la información sobre mundo de la competición de rallyes

WRC
ERC
Nacional de Asfalto
Nacional de Tierra
Internacionales
Regionales
Históricos
Otros
Rallyes ONLINE
Coches de calle
Toda la información sobre el mundo de la competición en circuitos

F1
WTCC
DTM
Fórmula E
WSR
Indycar
GP2 / GP3
Resistencia / GT
CER / Clio
Otros
Coches de calle
Web pensada para ayudar a la divulgación del mundo de la competición

Dossier
Webs
Comunicados
Fotografía
Vídeos (on boards)
Redes Sociales
Web pensada para poder ofrecer diferentes productos propios y ajenos para que los aficionados los puedan adquirir

Update CMP